Mantén tus Sueños contra Viento y Marea. Una hermosa reflexión que merece la pena leer.

Monty Roberts posee un rancho de caballos en San Isidro (USA), y ocupa parte de su tiempo dando charlas a grupos de personas, que acuden a visitar las magníficas instalaciones del complejo.

caballos

Así se explicaba en una de aquellas charlas:

“Todo se remonta a una historia sobre un joven que era hijo de un entrenador de caballos ambulante, que tenía que desplazarse permanentemente de ciudad en ciudad.
Los estudios de aquel niño en la escuela secundaria, eran interrumpidos constantemente.

Un día, su profesor le pidió que redactara un artículo sobre lo que quería ser y hacer cuando fuese mayor.

Esa misma noche, el niño hizo una redacción de siete páginas, detallando sus objetivos: ser dueño de un rancho de caballos.

Escribió acerca de su sueño con mucha precisión y hasta dibujó un diagrama de un rancho de 200 acres, con la ubicación de todos los edificios, los establos y la pista de carreras. Incluso dibujó un plano detallado de una casa de 4.000 metros cuadrados.

El niño puso una gran parte de su corazón en la redacción que le habían pedido, y al día siguiente se la entregó a su maestro.

Dos días más tarde recibió su papel de nuevo. En la primera página había una F (Insuficiente) grande y roja con una nota que decía: “Ven a verme después de clase”.

El niño, con su sueño, fue a ver al profesor después de clase y le preguntó: – Por qué recibí una F?

El maestro dijo:

-Éste es un sueño poco realista para un joven como tú. Tú no tienes dinero; procedes de una familia itinerante, sin recursos.

Ser propietario de un rancho de caballos requiere mucho dinero, para comprar la tierra, pagar por el ganado, además de tener que pagar costosos estudios.
No hay manera de que puedas llevar a cabo tu sueño.
Si eres capaz de volver a hacer la redacción con un objetivo más realista, me replantearé tu nota.

El niño se fue a casa y pensó en ello largo y tendido.

Le preguntó a su padre qué debía hacer. Y su padre le dijo:

-Mira, hijo, tienes que tomar tu propia decisión al respecto; y ten en cuenta que es una decisión muy importante para ti.

Finalmente, después de estar discurriendo sobre ello durante una semana, el muchacho volvió a entregar el mismo documento al profesor, sin hacer ningún cambio en absoluto. Y le dijo:

– Usted puede mantener la “F”, pero yo voy a seguir mi sueño.

Monty se volvió hacia el grupo y les explicó:

– Os aseguro que esta historia es completamente cierta, porque debeis saber que os encontrais en mi casa de 4.000 metros cuadrados, asentada sobre mi rancho de 200 acres.

Todavía tengo ese papel de la escuela enmarcado sobre la chimenea.

Y añadió:

-La mejor parte de la historia es que hace dos años, treinta niños de la escuela vinieron a acampar en mi rancho por una semana.

Cuando el profesor se iba, me dijo:

-Mira Monty, te puedo decir esto ahora: Cuando yo era tu maestro, era una especie de ladrón de sueños.
Durante esos años robé un montón de sueños a los niños.
Afortunadamente, tú tuviste el suficiente sentido común como para no renunciar al tuyo.

Reflexión final: No dejes que nadie robe tus sueños. Sigue a tu corazón !!!!

“Ningún hombre vive mucho tiempo, cuando sus sueños están muertos” (Gene Wolfe)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.